Cinco raciones de vegetales y frutas al día contribuyen a prevenir el daño que el sol pudiera producir en la piel. Por su contenido en licopeno, en betacaroteno y Vitamina C algunas frutas y verduras son especialmente aconsejables.

A la hora de preparar la piel para tomar el sol (de forma responsable) los expertos insistimos en que no existen los alimentos mágicos y que lo más importante es seguir una dieta variada en la que se consuman al menos cinco raciones de vegetales y frutas al día. Lo ideal sería tomar tres raciones de verduras y hortalizas, una de ellas cruda, y dos piezas de fruta.

 

Los albaricoques, las cerezas, el melocotón, el melón son algunas de las frutas que ayudan a que la producción de melanina en el cuerpo se haga de forma más natural, según explica el Dr. Carlos Jarne, Postgrado Universitario en Micronutrición y miembro del departamento médico de Laboratorios Ysonut, quien además recomienda incluir en la dieta el tomate, la sandía, el pimiento rojo y la papaya por su contenido en licopeno, un pigmento vegetal que aporta su característico color a estas hortalizas y frutas y que ayuda a prevenir el daño que el sol pudiera producir.

 

La calabaza, las verduras de hoja verde (espinacas, acelga, berro, rúcula…), la zanahoria y los espárragos son ricos también en betacaroteno, precursor de la vitamina A (una vez ingeridos se transforman en vitamina A) y con componentes antioxidantes, por lo que también ayudan a preparar la piel para la exposición solar.Que-son-los-radicales-libres-3

Para preparar la piel antes de tomar el sol (previa protección con cosméticos de acción fotoprotectora adaptada a cada tipo de piel, por supuesto) también es importante tener en cuenta todos aquellos alimentos que favorecen la formación de colágeno, que es dependiente de la vitamina C, y para ello tomar naranjas, limón, pomelo, kiwi, melón y fresas contribuyen a la formación de esa molécula proteica o proteína que es uno de los componentes más importantes de la piel y de los huesos.Funcion_de_los_antioxidantes_para_la_piel_del_rostro

 

La preparación se completa con la inclusión en la dieta de alimentos que contengan un tipo de aceites rico en omega-6, necesario para la elasticidad de la piel, como el aceite de borraja, aunque destacamos que es importante compensar el consumo de omega-6 con alimentos que contengan omega-3, que se puede encontrar en el aceite de nueces, aceite de camelina o el aceite de lino.Aguacate-y-miel-de-abejas
Otras fuentes naturales de omega-3 son el salmón o la sardina. En este sentido, destacamos que seguir una dieta variada en proteínas como legumbres, carnes y pescados, así como en mariscos y moluscos, que garantizan una buena tonicidad dela piel.salmon

En el otro lado de la balanza, cabe situar aquellos alimentos cuyo consumo excesivo contribuye a la oxidación a nivel orgánico, como es el caso de las carnes rojas y las carnes elaboradas.

Además de cuidar la alimentación, es aún más importante garantizar la hidratación del cuerpo. Parece una afirmación obvia, pero muchas veces se olvida, de modo que aconsejamos beber agua (o líquidos sin azúcares) durante todo el día, pero sin cantidades concretas, sino más bien atendiendo a los signos del cuerpo que indican si está o no hidratado o si bebo o no suficiente cantidad de líquidos al día.