Llega el invierno y con ello los catarros, gripes y todo tipo de enfermedades respiratorias a causa del frío y los virus y bacterias que están buscando sistemas inmunes bajitos.

Voy a hablar de las vitaminas, en concreto quería hacer alusión a las vitaminas sintéticas.

Hoy en día nos resulta cada vez más complicado llegar a un buen aporte de vitaminas por medio de la alimentación, y no porque no comamos frutas y verduras suficientes, sino porque la forma de alimentar a estos alimentos, no es la más apropiada. Cada vez utilizan tierras menos fértiles y con más tratamientos químicos, aparte de pesticidas que se cargan las vitaminas de la planta.Tampoco ellas consiguen nutrirse de los minerales necesarios que transformarán en minerales orgánicos para nosotros.

Los minerales es una parte fundamental de nuestra alimentación , pues estos preceden a los animales y plantas. Son necesarios para la vida, ya que son los encargados de cientos de reacciones enzimáticas, que junto con las vitaminas harán una sinergia necesaria para todos los procesos metabólicos de nuestro cuerpo.

El problema viene cuando alguien, aparte de no alimentarse correctamente, quiere cubrir estas necesidades con vitaminas y minerales sintéticos o inorgánicos. Las vitaminas sintéticas, nuestras células, nos las reconocen igual que cuando estas vitaminas son biológicamente activas, es decir, que proceden de alimentos biológicos. La asimilación es mucho menor y además , en muchas ocasiones causan problemas digestivos y alteraciones del sistema nervioso. El mayor motivo de todo esto, es porque las vitaminas naturales tienen una carga energética fundamental para nuestras células, que las sintéticas carecen.

Por otra parte, quiero resaltar la importancia de los minerales en todo el proceso energético y de asimilación de nutrientes de los alimentos, pero hay un detalle importante a tener en cuenta si estos se van a aportar en forma de suplementos. Para que entendáis, los minerales nunca van solos, para que puedan entrar en nuestras células, es necesario que lleven un transportador o ligando, para que entendáis, este sería el coche. Los transportadores, no siempre llegan hasta la célula, por lo que se clasifican en orgánicos e inorgánicos. Los que hacen sus función correcta y por lo tanto no harán que tiremos el dinero a la basura, son los orgánicos, estos entran con mucha mayor facilidad a la célula. Por poneros un ejemplo, el carbonato de magnesio, va ligado a un transportador inorgánico, por eso cuando lo tomamos de esta forma, normalmente es para cuando estamos estreñidos, nos soltará la tripa y con bastante mal estar por lo general…esto es porque nuestro intestino no los absorbe y directamente lo saca todo fuera, no hay mal que por bien no venga!;P. En cambio, si utilizamos un orgánico como el citrato de magnesio, aparte de tener una gran absorción, al estar ligado al ácido cítrico, este nos alcalinizará el cuerpo. Ya hablaremos del medio alcalino en otro post.

Para terminar, solo deciros, que somos lo que comemos, así que vamos a tomar consciencia de lo que ingerimos.