A continuación vamos a explicar los pasos a seguir para un uso correcto de la sauna y beneficiarse de una manera óptima de esta terapia.
¿Cómo tomar una sauna?
Lo primordial para tomar una sauna es contar al menos con 2 horas para disfrutarla y sacarle todo su provecho. eso quiere decir que es una actividad que debe planificarse, es un tiempo de calidad para usted. Un consejo que le damos, es que si va a ser la primera vez que va a entrar no estaría de más que lo haga en compañía con alguien que sí las conozca.

Y una vez dentro de la sauna, ¿tengo que seguir algún protocolo?
Una vez dentro del habitáculo, lo mejor es elegir los asientos del medio, porque en los asientos de más abajo se sobrecarga el corazón y en los de arriba el calor puede ser insoportable. La forma de estar es la siguiente:

  • Póngase en estado horizontal o siéntese con los pies subidos a fin de que todo el cuerpo esté en la misma temperatura.
  • Si entra por vez primera, no supere los 10 minutos ya que la tensión suele bajar.
  • Observe el termómetro de dentro de la sauna y asegúrese que no sobrepasa los 80/90º C. Con esa temperatura, la piel llegará a tener entre 39 y 40 grados, mientras el interior del cuerpo alcanza los 38, o 38,5 grados.
  • Su propio cuerpo a los 10 minutos le pedirá refrigerarse. Salga, dúchese con agua fresca y si se ve en forma, puede entrar otros 5 min más. Poco a poco irá conociendo la mecánica y su cuerpo se irá aclimatando a esas temperaturas y humedades. Las personas que suelen tomar baños de sauna pueden estar hasta 15 minutos. Se recomienda descansar tras ese tiempo.
  • Antes de dejar la cabina siéntese con los pies colgando un momento para que la circulación baje y se adapte a su posición en estado vertical y no se maree. Si se levanta de forma súbita, la sangre podría acumularse y producirle vértigo. Póngase de pie poco a poco.

Ahora que he terminado mi sesión, ¿qué debo hacer?v4-728px-Use-a-Sauna-Safely-Step-12

  • Cuándo salga de la cabina, quédese unos minutos en el exterior. Lo ideal sería al aire libre para enfriar las vías respiratorias.
  • Tome una ducha con agua lo más fría que aguante. Lo ideal es agua fría sin más, pero si es hipertenso, dúchese con agua templada. Dirija la ducha desde las piernas hacia la mitad del cuerpo para devolver el ritmo al corazón.
  • Si tiene el valor de hacerlo, sumérjase en agua fría. Sus vasos sanguíneos reaccionarán y aumentará la presión arterial.
  • Alterne sesiones de sauna con duchas frías. Cuándo sienta calor, salga y dúchese y vuelva a entrar. Eso hará que se estimule la circulación y se eliminen productos de desecho y se oxigenarán sus tejidos.
  • Si es nuevo con las saunas no deberá hacer estos experimentos. Recuerde: solamente una vez frío-calor. Después de unas cuántas veces de uso, repita dos veces. Como máximo 3 sesiones y acabe con una ducha templada. Más de tres ciclos no le van a beneficiar en nada y conseguirán agotarle.
  • Una vez haya acabado y para no sudar en exceso, descanse unos 30 minutos tumbado. Con eso también consigue que el cuerpo se aclimate a la temperatura del ambiente y no coja un enfriamiento.
  • Beba agua o una bebida isotónica (con electrolitos), a fin de recuperar los minerales que haya perdido por el sudor.

¿Qué NO DEBO HACER?

  • Nunca debe entrar a una sauna con sensación de hambre, sed o con el estómago lleno.
    Hágalo como mínimo un ahora después de haber comido. Tampoco entre estando
    agotado. Puede sentirse mal.
  • Mientras está en su sesión de sauna no beba líquidos de ningún tipo. Necesita soltar los
    líquidos que están en el cuerpo sin reponerlos. Beba una vez haya acabado. Tome zumos
    de fruta o agua mineral.
  • No haga ejercicios dentro de la sauna ni moleste a sus vecinos con sus charlas. Cargará
    su respiración innecesariamente y es realmente molesto que alguien intente conversar con
    uno en una sauna. No es el lugar idóneo.
  • No se frote la piel aliviando el sudor. Conseguirá provocarse picores.
  • Nunca haga nunca más de 3 sesiones ni prolongue cada una de ellas por más de 15 min.
  • Nada de duchas calientes después de su sauna.
  • No utilice envolturas que hagan que siga sudando. No ayudan, no adelgaza con eso, y los
    tóxicos que podían salir, ya salieron por los poros abiertos y el sudor de dentro de la
    sauna.

¿Adelgaza la sauna?

No. Se puede perder peso en la medida en que se expulsan líquidos por el sudor, pero se
recuperan de inmediato. En cuánto los ingiera nuevamente. Rehidratarse es necesario, por
lo que se recupera, pero el cuerpo queda libre de toxinas y eso sí que ayuda a perder
peso si se cambia de hábitos el resto del tiempo. Beba todo el líquido que el cuerpo le pida.
Seguirá eliminando durante un buen rato. Apagará la sed y aportará salud.